Child grooming, otro tipo de ciberdelito

Child grooming, otro tipo de ciberdelito

En nuestra entrada al blog de fecha 09 de octubre de 2016 hacíamos referencia al “sexting” y apuntábamos que en breve profundizaríamos sobre otro de los peligros y riesgos que acechan a los menores en Internet y en el uso de las nuevas tecnologías, el conocido como “child grooming”.

Por desgracia debemos ir familiarizándonos con estas denominaciones inglesas que están estrechamente vinculadas a lo que se han denominado ciberdelitos: child grooming, sexting, sextorsión, ciberstalking, dating violence, cyberbulling. En este caso estamos ante delitos que afectan directamente al menor por ser el colectivo más desprotegido, sensible y vulnerable ante estos ataques que nacen y se propagan a través de las nuevas tecnologías.

pic-sextingUno de los riesgos más peligrosos es el llamado child grooming en el que “un adulto (generalmente un depredador sexual) contacta con un menor a través de redes sociales o valiéndose de Internet para crear un vínculo afectivo, intentando ganarse la confianza del mismo, para concertar una cita con claros fines sexuales”. Pedófilos o pederastas se esconden detrás del anonimato valiéndose de perfiles falsos o de información distorsionada para captar la atención de los menores y beneficiarse de la inocencia y del desconocimiento de los pequeños.

Independientemente de la respuesta jurídico – judicial que este tipo de conductas merecen y que ya aparecen expresamente tipificadas en nuestro Código Penal, debemos inculcar a nuestros menores la necesidad de un uso responsable y seguro de internet, además de fomentar prácticas y hábitos saludables. El uso de los menores de las nuevas tecnologías, que pueden ser una importante herramienta de su desarrollo psicosocial, debe en todo caso complementarse con medidas educativas dirigidas a realizar un uso adecuado de las redes sociales y de esas nuevas tecnologías, informando de los riesgos e incluso de su responsabilidad penal para el supuesto de llevarse a cabo ciertos tipos de comportamientos.

La labor informativa es una responsabilidad de todos (padres, colegios y administraciones). La velocidad de los cambios tecnológicos está haciendo que, incluso los padres tengan que actualizarse y ser los primeros en formarse para enseñar y educar a sus hijos.

Estemos informados, formados y formemos a nuestros menores en ese uso responsable. No pudiendo “poner vallas al campo”, tampoco al virtual, no queda otra opción que la educación y el control, de poco sirve la prohibición del uso de las nuevas tecnologías y, para el supuesto que se detecten conductas irregulares o sospechosas, contactar con los profesionales adecuados que sepan identificar qué puede estar ocurriendo y actuar de manera concluyente llevando a cabo todas las acciones que este tipo de situaciones requieren.

2018-04-29T18:00:13+02:00 21/10/2016|De interés, nuevas tecnologias, Penal|

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies