Importante Sentencia en relación al método de comprobación del valor real de inmuebles por parte de la Administración a efectos del cálculo del Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales

Importante Sentencia en relación al método de comprobación del valor real de inmuebles por parte de la Administración a efectos del cálculo del Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales

En Sentencia de 23/05/2018, la Sala III, de lo contencioso-Administrativo, el Tribunal Supremo ha establecido como doctrina que, el método de comprobación del valor real de los inmuebles que hasta venía aplicando la Administración Tributaria, no es idóneo ni adecuado, salvo que se complemente con una comprobación directa por parte de la misma del inmueble objeto de valoración.

Hasta ahora, el método aplicado por la Administración Tributaria consistía en multiplicar el valor catastral por un coeficiente establecido, sin entrar a valorar aspectos tan importantes como, entre otros: la realidad del mercado inmobiliario actual, el estado de conservación real del inmueble y/o las circunstancias de la adquisición (operación entre partes independientes, adquisición mediante sentencia judicial,  por subasta pública, etc) y que suelen ser determinantes a la hora de determinar la cuantía por la que se va a realizar la operación inmobiliaria.

A partir de la Sentencia, el Supremo establece como doctrina que “el método de comprobación consistente en la estimación por referencia a valores catastrales, multiplicados por índices o coeficientes (art.57.1 LGT)no es idóneo, por su generalidad y falta de relación con el bien concreto de cuya estimación se trata, para la valoración de bienes inmuebles en aquellos impuestos en que la base imponible viene determinada legalmente por su valor real, salvo que tal método se complemente con la realización de una actividad estrictamente comprobadora directamente relacionada con el inmueble singular que se someta a avalúo”.

Añade, además, que “la  aplicación de dicho método no dota a la Administración de una presunción reforzada de veracidad y acierto de los valores incluidos en los coeficientes”, y establece que “la aplicación de este método para rectificar el valor declarado por el contribuyente exige que la Administración exprese motivadamente las razones por las que, a su juicio, tal valor declarado no se corresponde con el valor real, sin que baste para justificar el inicio de la comprobación la mera discordia con los valores o coeficientes generales publicados por los que se multiplica el valor catastral”.

Importante resaltar también que en dicha Sentencia se clarifica quien corresponde la carga de la prueba en este terreno, indicando que “el interesado no está legalmente obligado a acreditar que el valor que figura en la declaración o autoliquidación del impuesto coincide con el valor real, siendo la Administración la que debe probar esa falta de  coincidencia”

Y finalmente el Tribunal se pronuncia sobre la necesidad de promover tasación pericial contradictoria para desvirtuar el valor real comprobado por la Administración Tributaria a través del método del art. 57.1.b LGT:

En este sentido, el Supremo confirma su jurisprudencia según la cual la misma no debe ser una carga del interesado para desvirtuar el resultado del acto de liquidación en el que se aplican los mencionados coeficientes, sino que su uso debe ser meramente potestativo, pudiendo el interesado valerse de cualquier medio admisible en derecho, hayan sido o no propuestos o practicados en la obligatoria vía impugnatoria previa.

 

Se puede consultar la sentencia en cualquiera de los siguientes enlaces:

http://www.poderjudicial.es/search/SentenciasDictadas/documento/TS/8323679/20180319

https://www.fiscal-impuestos.com/sites/fiscal-impuestos.com/files/sts_comprobacion_valores.pdf

 

Como reflexión final, resaltar la importancia y relevancia que tiene esta sentencia dictada por el Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha, toda vez que matiza la posición de prevalencia que hasta ahora ha venido mantenido la Administración  Tributaria en tantos procedimientos de comprobación de valores acontecidos durante la época de crisis general y del sector inmobiliario en particular.

La realidad del desplome del mercado inmobiliario y la situación de crisis ha provocado una variada casuística en las operaciones inmobiliarias, provocándose en muchos casos que la realidad económica de la operación distara sobremanera de los valores establecidos por la Administración a la hora de liquidar los impuestos asociados a la misma.

Y con esta sentencia, parece que la Administración da un paso adelante a la hora de equiparar los métodos válidos en la valoración de los inmuebles a la realidad económica actual, posibilitando de esta forma que el contribuyente satisfaga los impuestos adecuados a la realidad de la operación y no los resultantes a una operación matemática basados en valores catastrales y coeficientes publicados que no se ajustan a la realidad concreta de la operación objeto de tributación.

 

Concepción Bellerín Pichardo

Economista en Dep. Fiscal Gaudia

2018-07-13T08:59:25+00:00 13/07/2018|Fiscalidad|

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies